Mínimo para hacer la declaración de la renta 2015

Tras las últimas modificaciones normativas en la Ley IRPF, el mínimo para hacer la declaración de la renta en 2015 por lo que a las rentas del trabajo se refiere, es decir, para los trabajadores por cuenta ajena residentes en territorio español, ha quedado fijado en 22.000 euros brutos anuales.

Es importante matizar que legalmente tienen la consideración de residentes en España aquellos que permanecen en el territorio más de 183 días al año.

En caso de trabajadores por cuenta ajena que hayan obtenido sus rentas de dos o más pagadores, este límite baja a 12.000 euros siempre y cuando lo que se haya percibido por el segundo y siguientes haya sido superior a 1.500 euros. Si no se supera esa cantidad, el mínimo para hacer

la declaración de la renta en 2015 seguirá siendo de 22.000 euros.

Pero no sólo se tendrán que declarar como rendimientos del trabajo los ingresos percibidos a través de la nómina. Hay otros conceptos que la ley asimila a los rendimientos del trabajo, y que entre otros son:

  • Las pensiones alimenticias que se pagan a los hijos si no han sido acordadas por el juez en virtud de sentencia. Si se fijaron por sentencia firme, están exentas.
  • Las pensiones compensatorias abonadas al cónyuge, como consecuencia de una sentencia de separación o divorcio.
  • Rendimientos que hayamos recibido sin que nos hayan retenido, por ejemplo una pensión que nos pagan desde el extranjero.
  • Las prestaciones y subsidios por desempleo, así como las pensiones pagadas por la Seguridad Social, ya sean de jubilación o incapacidad.
  • Las prestaciones derivadas del cobro de rentas vitalicias, seguros de ahorro, y en general cualquier producto que nos reporte una renta, sobre todo si cuando hicimos las aportaciones a esos contratos de seguro o planes de pensiones, nos practicamos deducción en la declaración de la renta.

Si los ingresos no provienen del trabajo, sino de rendimientos de capital mobiliario tienen otro límite, dependiendo de si los rendimientos están sujetos a retención, en cuyo caso está situado en 1.600 euros o si no lo están, y en este caso el límite para hacer la declaración de la renta 2015 por estas rentas es de 1.000 euros. Este mismo límite se aplica a las rentas obtenidas por algún piso en alquiler, a las subvenciones para comprar viviendas de protección oficial o de precio tasado o a los rendimientos de letras del Tesoro, por ejemplo.

Sólo nos queda detallar el mínimo para hacer la declaración de la renta 2015 que afecta a trabajadores autónomos y profesionales por cuenta propia. Si para los trabajadores por cuenta ajena, el límite general está en 22.000 euros, para los autónomos es de tan sólo 1.000, algo a todas luces injusto para un colectivo cada vez más ahogado.