Unidad familiar. La unidad familiar en el IRPF.

El concepto de unidad familiar es meramente fiscal, pero sirve de base a multitud de organismos e instituciones a la hora de conceder subvenciones, becas o cualquier otro beneficio económico y/o social.

En términos tributarios, la unidad familiar la regula el artículo 82 de la Ley 35/2006, de 28 de Noviembre, del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, del que se desprende que es el conjunto de personas, unidas por parentesco que pueden realizar la declaración de la renta conjunta. Así las cosas, hay dos tipos fundamentales de unidad familiar IRPF:

  • La que forman los cónyuges no separados legalmente más los hijos menores de edad que convivan con ellos o los mayores de edad incapacitados judicialmente y sujetos a patria potestad. La llaman unidad familiar biparental.
  • En los casos de ausencia de matrimonio o disolución del mismo (separación, divorcio nulidad o viudedad), la unidad la formará el padre o madre y todos los hijos que convivan con uno u otra y que sean menores de edad o mayores incapacitados. Es la denominada unidad familiar monoparental.

Se trata de una lista cerrada, es decir, lo que no entra estrictamente en alguno de estos dos supuestos, no es unidad familiar. Para saber si formamos parte de una u otra, debemos cumplir los requisitos a 31 de Diciembre. Un hijo menor es aquel que a 31 de Diciembre no ha cumplido los 18 años.

Con esta normativa evidentemente quedan fuera casos cada vez más frecuentes, como por ejemplo las parejas de hecho con un hijo en común, que irremediablemente constituirán dos unidades familiares distintas y estarán obligados a hacer declaraciones por separado, algo que les puede perjudicar sobre todo si uno de ellos no trabaja (os recomiendo la lectura del post sobre la declaración conjunta).

Otro punto a tratar que suscita bastantes dudas es el de los hijos. Vamos a tratar de explicar los distintos supuestos que se pueden dar:

  1. Si es mayor de 25 años, trabaje o no, estudie o no, queda fuera de la unidad familiar IRPF y no podemos practicarnos deducción alguna.
  2. El menor de 25 con ingresos superiores a 8.000 euros no forma parte de la unidad ni tendremos derecho a deducción por descendientes.
  3. Menor de 25, con rentas superiores a 1.800 euros e inferiores a 8.000, podremos deducirnos por descendiente en nuestro IRPF si no presenta declaración.
  4. Respecto a los menores de 25 con rentas inferiores a 1.800, tenemos derecho a deducción y además podrá presentar la declaración de la renta por su cuenta, si le interesa, para que le devuelvan las retenciones.