Pensión compensatoria en el IRPF.

Una de las consecuencias de la separación o el divorcio es el pago de uno de los cónyuges al otro de una pensión compensatoria para paliar el desequilibrio económico motivado por la separación. Además, se debe pagar, una pensión de alimentos si hay hijos menores que no son independientes económicamente u otros familiares a los que el juez considere que hay que pagar esta pensión. Más adelante veremos cual es el tratamiento que se da a la pensión alimenticia en el IRPF según los casos.

En cuanto a la pensión compensatoria en el IRPF veremos que tiene su reflejo tanto para el que la paga como para el que la recibe, pero de diferentes formas.

Cómo funciona la pensión compensatoria en el IRPF.

Como hemos dicho, tanto el perceptor (el que la recibe), como el pagador (quien la paga) tiene que hacer constar la pensión compensatoria en el IRPF. Para el perceptor tiene carácter de rendimiento del trabajo, y por tanto tendrá que declararla en la casilla número 1 de la página 3 de la declaración de la renta.

Hay que tener en cuenta que la pensión compensatoria se tiene en cuenta para determinar el mínimo para hacer la declaración de la renta. Por tanto, si las cantidades abonadas superan los 1.500 euros, y se obtienen otros ingresos procedentes del trabajo, el límite para realizar la declaración de la renta se sitúa en los 11.200 euros.

Para el pagador, la pensión compensatoria en el IRPF funciona como una reducción de la base imponible que se hace constar en la casilla 572 del impuesto de la renta. Sólo se pueden hacer constar los importes que por sentencia se deben abonar. Si el pagador ha aportado más dinero por su propia voluntad, ese importe queda fuera de la reducción.