Devolución de la renta de Hacienda.

Después de tener que pasar por el tedioso trance de hacer nuestra declaración de la renta, la mayor alegría es que nos salga a devolver. Desde ese mismo momento estaremos esperando a que Hacienda nos ingrese la devolución de la renta.

Si fuimos de aquellos contribuyentes que confirmamos el borrador, seremos de los primeros que recibamos la devolución de la renta, puesto que la Agencia Tributaria empieza a tramitar las devoluciones del IRPF a las 48 horas de haberse abierto la campaña, siendo las primeras las procedentes del borrador.

Si tuvimos que presentar la declaración de la renta, ya sea sirviéndonos del programa padre, o bien acudiendo al servicio de cita previa para la declaración, es posible que tarden en abonarnos la devolución de la renta. Y ello porque Hacienda, en principio revisa todas las declaraciones presentadas y hasta que no las ve conformes no da la orden de tramitar la devolución. Aún así, el compromiso del fisco es que en Agosto esté cursadas las devoluciones del 85% de las declaraciones negativas.

Si está finalizando el año y todavía no hemos recibido nuestro dinero, no hay que alarmarse. Por ley, Hacienda dispone de plazo hasta el 31 de Diciembre para realizar la devolución de la renta.

¿Y si ha finalizado el año y todavía no tengo mi dinero?. En ese caso, Hacienda, cuando proceda a abonarnos la devolución de la renta, tendrá que pagarnos intereses por los días de retraso que haya acumulado.

Que nos hayan ingresado ya la devolución de la renta, no significa que nuestra declaración no pueda ser ya revisada. La Agencia Tributaria dispone de 4 años para realizar las comprobaciones que crea pertinentes y si observa discrepancias, nos emitirá una declaración paralela con los datos que Hacienda cree correctos.