Mínimo para hacer la declaración de la renta en 2019.

Quedan horas para que se inicie la campaña de la renta 2019, correspondiente a los ingresos obtenidos en el ejercicio fiscal 2018, y es conveniente repasar y tener claro si estamos obligados a hacer la declaración de la renta.

Partiendo de la base de que están obligados a realizar la declaración de la renta todos los que tengan su residencia fiscal en España, y eso significa que debes haber permanecido en territorio nacional al menos 183 días del año natural, hay otros límites cuantitativos que nos marcan si tenemos o no que hacer la renta 2018.

Mínimo para hacer la declaración de la renta en 2019.

Rentas del trabajo. Si tuviste un solo pagador, no tendrás que presentar declaración si tus ingresos brutos fueron iguales o inferiores a 22.000 euros, pero esta norma tiene excepciones: así, si tuviste más de un pagador, y la suma de los ingresos que obtuviste por el segundo y siguientes pagadores fue superior a 1.500 euros, tu mínimo para hacer la renta baja a 12.643 euros. Prácticamente la mayoría de los contribuyentes que se han quedado al menos tres meses van a ver rebajado su límite y tendrán que hacer la declaración de la renta 2018. Como vemos, el límite ha subido 643 euros con respecto a la campaña de la renta 2017, todo un capital. Mantienen el límite de 12.000 euros los contribuyentes fallecidos antes del 5 de julio de 2018. ¿Y por qué esta fecha exactamente?. Porque esta modificación se ha introducido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, publicada el 4 de julio.

Rentas por rendimientos del capital mobiliario, es decir, intereses de cuentas corrientes, depósitos, etc. Si obtuvimos más de 1.600 euros tendremos que presentar declaración del IRPF 2018, aunque no hayamos llegado al mínimo por rendimientos del trabajo.

Rentas por actividades económicas. Los autónomos tienen que presentar el IRPF prácticamente en su totalidad, puesto que el mínimo para hacer la declaración de la renta 2018 está fijado en tan solo 1.000 euros.

Por otro lado, si obtuvimos rendimientos procedentes de Letras del Tesoro, o hemos recibido una subvención por compra de vivienda de protección oficial, aunque no sobrepasemos ninguno de los límites anteriores por cualquier concepto, estamos obligados a hacer la declaración de la renta si el importe que obtuvimos supera los 1.000 euros.

No obstante, aunque no lleguemos al límite, hay que recordar que normalmente, salvo excepciones, nuestra empresa nos descuenta un porcentaje en concepto de retención a cuenta o pago anticipado del IRPF. Y los intereses de nuestras cuentas también llevan retenciones del impuesto, por lo que, aunque no lleguemos al mínimo, es conveniente realizar la declaración por si tenemos derecho a la devolución de esas cantidades. Además, con la nueva aplicación Renta Web, la mayoría de nuestros datos estarán ya incorporados y nos sacará la comparativa de declaración individual y conjunta, para comprobar cuál es el resultado más beneficioso.

Recuerda que según el calendario del contribuyente 2019, el plazo se inicia el 2 de abril y finaliza el 26 de junio, si tienes la mala suerte de que te sale a pagar y domicilias el pago, y el 1 de julio en el resto de los casos.