Modelo 145 del IRPF.

Como ya hemos comentado en otro post, para que nuestro empresario realice un correcto cálculo de la retención IRPF en nuestras nóminas debe tener en cuenta nuestros ingresos y determinadas circunstancias personales que debemos comunicarle. Esa comunicación se realiza cumplimentando el modelo 145 IRPF.

El modelo 145 IRPF debe ser cumplimentado por el trabajador cuando se incorpora a la empresa y siempre que exista alguna variación en los datos informados anteriormente. Hay que decir que el hecho de no entregar la comunicación a la empresa afecta negativamente al trabajador, puesto que el modelo 145 IRPF incide directamente en el cálculo de la retención IRPF de la nómina disminuyendo el porcentaje de retención. O dicho de otra forma: si el empresario no dispone de datos, aplicará el porcentaje máximo que por ley y por ingresos corresponda (trabajador soltero, sin hijos y sin hipoteca).

En cualquier caso, es obligatorio informar al empresario de aquellas circunstancias que hayan variado y que supongan que nos deben aplicar un tipo de retención mayor. Por ejemplo, habíamos declarado un hijo que ha cumplido 25 años o que aun siendo menor, ha encontrado empleo y cobra más de 8.000 euros anuales. No es obligatorio informar si la variación trae como consecuencia que debieran retenernos menos. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo provoca que nuestra retención IRPF baje. En este caso no existe obligación por nuestra parte de comunicar dicha variación.

Cómo rellenar el modelo 145 IRPF.

El impreso debe facilitarlo el empresario, pero también se puede descargar de la web de la Agencia Tributaria. Rellenarlo es muy sencillo y consta de siete apartados:

  • Apartado 1. Datos personales: nombre, año de nacimiento, estado civil, discapacidad, movilidad geográfica y si hemos obtenido rendimientos con periodo de generación superior a 2 años durante los 5 años anteriores.
  • Apartado 2. Descendientes que conviven con el trabajador. Se debe consignar el año de nacimiento y si tienen algún tipo de discapacidad. No deben figurar los mayores de 25 años o menores que perciban rentas anuales superiores a 8.000 euros. Los descendientes discapacitados deben tener un grado de minusvalía reconocido de, al menos, el 33%. El impreso está preparado para declarar cuatro descendientes. En caso de que existan más, debemos adjuntar otro ejemplar del modelo con los datos de los restantes.
  • Apartado 3. Ascendientes que convivan con el trabajador al menos la mitad del año y que no perciban rentas anuales superiores a 8.000 euros, detallando el año de nacimiento y discapacidad, si la tienen.
  • Apartado 4. Deberemos informar el importe que paguemos anualmente por pensiones compensatorias y anualidades por alimentos fijados por sentencia judicial.
  • Apartado 5. Aquí debemos indicar si nos estamos desgravando en la declaración de la renta por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual y siempre y cuando nuestros ingresos brutos procedentes del trabajo sean inferiores a 33.007,20 euros anuales y si hemos comprado la vivienda antes del 31 de diciembre de 2012.
  • Apartados 6. Fecharemos y firmaremos el modelo 145.
  • Apartado 7. El empresario firmará acusando recibo de la entrega del modelo 145 IRPF y nos entregará una copia. Él se quedará con la otra, puesto que aunque no hay que entregarla en la Agencia Tributaria, se la pueden solicitar en cualquier momento y está obligado a enseñarla.